Eva Spina

Los lazos eternos de las almas

Estamos en este universo, somos la expresión de la universalidad de la mente creativa, células y células componen la perfección de nuestra materia, nada esta fuera de lugar, todo acontece  bajo las leyes naturales de la existencia y también así nuestros destinos, danzan en la pluralidad de posibilidades infinitas, sin embargo, incluso las distancias; cuando dos almas deben encontrase, no hay limites para que ese evento acontezca y esas personas puedan verse entre las multitudes, recordarse y reconocerse. Del mismo modo sucede con aquellas almas que se fueron antes de esta realidad tangible, buscan entre puentes y puentes posibles a la persona capaz de escuchar y llevar el mensaje; por eso los médiums traemos con nuestra sensibilidad una misión que trasciende la lógica. Nos convocan a veces en apuros, otras veces asustados, en paz o simplemente con necesidad de decir algo a un ser querido, nos hacen señas hasta que podamos captar su llamada, a veces insistentemente si sienten que no son vistos, hasta que respondemos a su pedido, una vez que el mensaje es tomado por la antena sensible,  nos queda el compromiso astral de llevar al otro extremo esas palabras, casi siempre cargadas de amor y sentido, para que entre las miles de circunstancia posibles, ese final de una  vida entre dos vidas, tenga un sentido divino: recordar que el tiempo es eterno y allá donde están; el amor se mantiene siempre vivo.

“Créeme; cuando la muerte venga a romper las ligaduras,

como ha roto las que a mí me encadenaban,

y cuando un día, que Dios ha fijado y conoce,

tu alma venga a este Cielo en que te ha precedido la mía,

ese día volverás a ver a aquel que te amaba y que siempre te ama,

y encontrarás tu corazón con todas sus ternuras purificadas. “

San Agustin.

Post a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.